Preciosa tetona rubia en la ducha

A todos nos gustan las modelos que ocupan portadas de revistas y que vemos por televisión pero pocos pueden presumir de tener una novia tan maciza como este muchacho. Porque para echar un polvo lo último que necesitas es una muñeca que al estrujarla se vaya a romper como si fuera de porcelana sino una mujer que tenga de donde agarrar. Por ejemplo, una rubia como ésta con unos pechotes naturales que envidiaría la mismísima Pamela Anderson y un culazo que nunca te cansarías de mordisquear.

Es aún más irresistible cuando decide darse una ducha mientras acaricia todo su cuerpo y se masturba con la inestimable ayuda de la alcachofa de la ducha. Todo ello, claro está, mientras su novio lo graba todo en vídeo.

Me parece increíble que el tío aguantase 15 interminables minutos viendo tan grandioso espectáculo y no dejara la cámara para empalarla contra la pared de la ducha. Yo al menos no habría sido capaz de esperar tanto.

¿Qué te ha parecido?