Perdiendo la cabeza por Merritt Cabal

De mirada dulce y expresión tranquila, el efecto que produce Merritt Cabal sobre los hombres al contemplarla desnuda irónicamente es el contrario al que pudiera indicar su apellido, siendo pocos los que no hemos perdido la cabeza (y algunos fluidos de paso) por esa figura tan perfecta y simétrica (86-61-86). Sus siliconadas tetas de la copa D son la guinda a tan maravilloso pastel.

Con una carta de presentación como ésta no resulta nada extraño que la revista Playboy la nombrara Cybergirl del mes en junio de 2002 y Cybergirl del año en 2003, ahí es nada.

¿Qué te ha parecido?